Hipérico (Hypericum Perforatum)

flor de hipérico

El Hypericum Perforatum, más comúnmente conocido como hipérico, aunque también es nombrado como Hierba de San juan, hierba militar, hierba de soldado, corazoncillo, en inglés St John’s wort; escrito de forma coloquial como hipericum, hipericun perforatun, hipericón, pericón… es la más común y abundante de de las especies englobadas en la familia de las gutíferas o hipericáceas.

Una hierba medicinal muy común que puede tener efectos muy beneficiosos para la salud si se usa de forma adecuada.

En este post te vamos a explicar los beneficios del hipérico así como sus contraindicaciones y efectos secundarios, además de explicarte aquellas cualidades y curiosidades que hacen del hipericum perforatum una planta medicinal excepcional y única.

Propiedades del hipérico

Las propiedades del hipérico son múltiples y diversas.

Como nos comenta Llorenç Teixé en Ella y el abanico

Durante cientos de años hemos recurrido a las flores y hojas de hipérico por sus efectos analgésico, antiinflamatorio y cicatrizante. Hoy, esta planta se utiliza en todo el mundo por sus propiedades como antidepresivo y en el tratamiento de la astenia psíquica causada por un excesivo esfuerzo intelectual.

En el pasado, el hiperycum perforatum se utilizó de forma más recurrente para reducir los efectos del dolor. Tenemos documentado esta función terapeútica desde Hipócrates, pasando por Paracelso o el padre Sebastián Kneipp.

En la actualidad, la mayoría de los que conocen esta fascinante planta la asocian más frecuentemente con sus efectos beneficiosos sobre el equilibrio de la mente: para tratar la depresión, para tonificar el sistema nervioso, como ansiolítico y sedante, para mejorar las funciones cognitivas y relacionadas con la memoria…

No debemos olvidar otros beneficios particulares de la hierba de San Juan englobados en los que ya hemos repasado para optimizar la salud de las personas: mejora los procesos digestivos, tiene un efecto positivo en las infecciones del sistema urinario, reduce los síntomas del reumatismo y la gota, ayuda a eliminar algunos parásitos intestinales, mejora el sueño, el cuidado de la piel, etc.

Composición del hipericum

La composición del hipérico es rica y diversa en multitud de sustancias con una gran variedad de aplicaciones en la mejora de la salud.

  • Hipericinas: los más importantes la hipericina y la pseudohipericina
  • Floroglucinílicos: el principal, la hiperforina
  • Nutrientes: vitamina C
  • Aceites esenciales: 2-metiloctano, dodecanol, sesquiterpenos…
  • Ácidos fenólicos: clorogénico, cafeíco, ferúlico…
  • Flavonoides: rutina, hiperósido, quercitina, entre otros
  • Taninos: procianidinas o proantocianidinas
  • Cumarinas: umbeliferona

Hay muchas otras sustancias presentes en el hypericum que hacen de esta planta uno de los milagros de la fitoterapia mundial.

La hierba de San Juan y la depresión

En el caso del tratamiento de la depresión moderada, hay mucha evidencia científica que nos habla de la capacidad del extracto de hypericum perforatum para ayudar a tratar esta dolencia mental y otras íntimamente relacionadas como la ansiedad, el insomnio, la pérdida de apetito y la astenia.

En USA es muy recetado por los médicos que no quieren utilizar de entrada antidepresivos de síntesis por sus muchos efectos secundarios y contraindicaciones. No en vano, el Colegio Americano de Médicos ha sugerido que, para tratar la depresión leve a corto plazo, la hierba de San Juan es una opción tan válida como la mayoría de los medicamentos antidepresivos del mercado farmacológico.

En Alemania, por ejemplo, está incluido en la farmacopea oficial que utiliza cualquier profesional en su consulta. Por ello se encuentra en cualquier tienda de dietética o herbolario, amén de en muchas farmacias. La venta del hipérico en tierras germanas es superior a la del Prozac.

Tradicionalmente, esta capacidad de la lucha del hipericum sobre la depresión leve se ha asociado a uno de sus componentes: la hipericina, aunque en la investigación científica actual se hace recaer ese papel sobre la hiperforina y otros compuestos derivados.

La información más reciente sugiere otra sustancia química, hiperforina, así como adiperforina, y varios otros productos químicos similares pueden desempeñar un papel más importante en la depresión. Hiperforina y adiperforina acto de mensajeros químicos en el sistema nervioso que regulan el estado de ánimo.

Como veremos más adelante, las posibles contraindicaciones e incompatibilidades con la ingestión de otros fármacos, hacen que, la recomendación de tomar esta planta medicinal, sea tomada con precaución y bajo la supervisión de profesionales de la medicina.

Lo que sí está claro es que para las variantes más graves de la depresión el hipérico no ha manifestado ser muy útil.

Hypericum, hipericina y cáncer

La investigación médica descubierto un pormetedor papel de la hipericina en el tratamiento del cáncer.

Se trata de la Terapia Fotodinámica (TFD) desarrollada por el El profesor Peter de Witte, de la Universidad Leuven en Bélgica que se basa en la inyección de hipericina en enfermos con un endoscopio que lleva alojada consistente en inyectar hipericina en el paciente a través de un endoscopio equipado con una cámara.

La hipericina hace que los tejidos tumorosos se muestren rojos al ser expuestos sobre ellos una luz azul. Todo ello se debe a la fosforescencia de esta molécula orgánica y a la evidencia de investigación con ratones que ha verificado como este derivado del hypericum perforatum se acumula en el tumor de forma selectiva sin hacer lo propio con los tejidos que le circundan..

Los tumores identificados por la TFD son tratados con rayos láser. La interacción de oxígeno, hipericina y luz genera oxígeno reactivo que puede llegar a destruir el tumor.

Pero desde la BBC nos recomiendan cautela a la hora de abordar con demasiado optimismo estos logros

Aunque todo avance es bienvenido, la comunidad médica se apresura como de costumbre a recordar que “se han dado apenas los primeros pasos en una investigación que tomará años en ser transferida de ratones de laboratorio a las clínicas”.

Efectos secundarios del hipérico

A pesar de las grandes ventajas y beneficios que nos proporciona el uso de la Hierba de San Juan, es necesario ser conscientes de los efectos secundarios del hipérico en algunos pacientes.

Los efectos secundarios más habituales son dolor de cabeza, vértigo, ansiedad, problemas intestinales, insomnio, sequedad de la boca, hormigueo, erupciones cutáneas, mareo, fatiga, sensibilidad a la luz, diarrea, etc.

La hipericina, consumida en grandes dosis puede producir fenómenos de fotosensibilización, con eritema solar, quemaduras e incluso ulceraciones, por lo que no se recomienda abusar de preparados a base de hipérico (si bien este efecto no deseado está siendo estudiado en profundidad ya que podría ser útil en cierto tipo de enfermedades de la piel, como el vitíligo.

Contraindicaciones del hyperycum

Si es tomado con otros fotosensibilizantes como las tetraciclinas (antibióticos), los usuarios pueden quemarse más rápidamente cuando se exponen al sol. Aquéllos con piel blanca, deben evitar la luz del sol directa al tomar Hiperico o St. John’s wort.

Puede interactuar con otros medicamentos con efecto IMAO.

Las mujeres embarazadas y las mujeres en período lactante NO DEBEN consumir la Hierba de San Juan.

Puede poner la vida en peligro cuando se consume con medicamentos que elevan la concentración de serotonina en el cerebro, como los antidepresivos.

Puede reducir el efecto de ciertos medicamentos utilizados para el cáncer, el SIDA, los trasplantes de órganos, las cardiopatías y el control de la natalidad.

Otras drogas que pueden interactuar con esta hierba pueden incluir:

• Cyclosporina

• Digoxina

• Contraceptivos orales

No se debe tomar Hypericum perforatum si toma algún otro tratamiento que contenga:

• un inhibidor de la monoaminooxidasa, así como tranylcypromine, phenelzine, o isocarboxazid.

• un inhibidor selectivo de la recaptura de serotonina, como citalopram, fluvoxamine, fluoxetine (Prozac), paroxetine (Paxil) o sertraline (Zoloft)

• una medicina para la migraña así como almotriptan, frovatriptan, eletriptan, naratriptan, sumatriptan, o zolmitriptan.

• un antidepresivo tricíclico, así como amitriptyline, amoxapine, clomipramine (Anafranil), desipramine, doxepine (Sinequan), imipramine (Tofranil), nortriptyline (Pamelor), protriptyline (Vivactil) o trimipramine (Surmontil)

• furazolidone.

• linezolid.

• procarbazine

• selegiline

• bupropión (Wellbutrin, Zyban)

• trazodone o nefazodone

• venlafaxine

• mirtazapine

• sodium oxybate

• levomethadyl acetate (Orlaam)

• cyclosporine

• un inhibidor de la proteasa para el VIH/SIDA, así como indinavir (Crixivan), lopinavir-ritonavir (Kaletra), amprenavir (Agenerase), nelfinavir (Viracept), ritonavir (Norvir) o saquinavir (Fortovase, Invirase)

• un inhibidor no nucleósido de la transcriptasa reversa para el VIH/SIDA, así como delavirdine (Rescriptor), efavirenz (Sustiva) o nevirapine (Viramune).

En el caso del VIH, Hipericum perforatum, baja los niveles de indinavir en la sangre, aumenta el funcionamiento de una proteína que bombea drogas fuera de la células, resultando en concentraciones de medicamentos más bajas de lo deseado dentro de las células.

Muchos de los medicamentos contra el VIH funcionan dentro de las células CD4, y una disminución de la concentración del medicamento puede afectar su eficacia y causar resistencia.