Nata: composición, denominaciones y etiquetado

nata leche

A la hora de definir qué es la nata no hay mejor inicio que recurrir al diccionario de la RAE: “sustancia espesa, untuosa, blanca o amarillenta que forma una capa sobre la leche que se deja en reposo”.

En este post te vamos a hablar de la composición, el etiquetado y los tipos de nata que hay.

Composición de la nata

Podemos decir que, en la composición de la nata, el ingrediente fundamental es la leche de vaca, oveja, cabra o las mezclas de éstas.

Además de la leche, en los componentes de la nata podemos encontrar azúcar, frutas y/o aromas.

Es importante que la nata contenga un mínimo del 12% de materia grasa y que el porcentaje de azúcar no supere el 15%.

Tipos de nata

En función de su origen:

  • Nata o nata de vaca
  • Nata de cabra
  • Nata de oveja
  • Nata de mezcla

En función del porcentaje de materia grasa:

  • Mayor o igual al 50%: Doble nata
  • Entre un 30% y un 50%: Nata
  • Entre un 12% y un 30%: Nata ligera

En función del tratamiento térmico que la leche haya recibido:

  • Nata pasterizada
  • Nata esterilizada
  • Nata U.H.T.
  • Nata congelada

En función de los distintos ingredientes:

  • Nata montada
  • Nata azucarada
  • Nata aromatizada
  • Nata con frutas y otros alimentos.
  • Nata acidificada (imitación de la nata agria)

En función de su estado: nata liquida o en polvo

Etiquetado de la nata

Este es un aspecto muy importante que en numerosas ocasiones el consumidor desconoce y que lleva a fraude.

¿Qué debemos encontrar en el etiquetado?

La palabra NATA seguida de la especie de la cual procede la leche (si es de vaca no tiene porque aparecer).

Tratamiento higiénico al que ha sido sometida la leche.

Porcentaje de materia grasa.

Palabras como azucarada, acidificada, etc. que especifiquen los distintos ingredientes.

Marcado de fecha:

  • Para nata pasterizada, batida o montada: ha de aparecer el día y el mes de caducidad. No puede sobrepasar los 25 días después del envasado.
  • Para nata U.H.T. y esterilizada: La fecha de caducidad es de 12 meses después del envasado.
  • Para nata congelada a -18ºC: La fecha de caducidad es de 6 meses después del envasado.
  • Para nata congela a -30ºC: La fecha de caducidad es de 18 meses después del envasado.

Leyenda:

  • “Consérvese en frío” para pasterizadas
  • “Consérvese por debajo de -15º C” para natas congeladas

Alteraciones en la nata

Absorción de olores: Cuando abramos un envase de nata y lo guardemos en la nevera, debemos tener cuidado con los alimentos que guardemos al lado ya que si son frutas y verduras, es probable que la nata adquiera un olor anómalo.

Sabores amargos: Se produce por la proliferación de microorganismos esporulados.

Cobertura superficial: la parte de la nata en contacto con el aire de la nevera puede ser colonizada por levaduras.

Colonización por microorganismos psicotrofos, que son aquellos capaces de proliferar a temperaturas de refrigeración. Su crecimiento produce alteraciones en el color y sabor de la nata.

Para evitar todas estas alteraciones es importante conservar la nata según especifica el etiquetado. Nos debemos fijar cuando vayamos a la zona de productos lácteos refrigerados que estas cámaras frigoríficas se encuentran entre 0 y 5ºC, ya que a temperaturas superiores se pueden producir alteraciones de los mismo (excepto los envasados a vacío).