Nutrición

La Nutrición es necesaria durante toda nuestra vida, pero hay etapas a lo largo de ella, en las que la necesidad y forma de alimentarse es distinta y por circunstancias también diferentes.

En la nutrición humana, no son las mismas necesidades en la época de la Lactancia que en la Tercera Edad de nuestras vidas. Y recordemos que de lo que nos nutramos diariamente podremos realizarnos mejor o peor en el futuro. Es decir que una persona mal nutrida en la época de la lactancia puede desarrollar trastornos y enfermedades que le condicionaran la vida. Y viceversa en nuestra última etapa de la vida.

Una alimentación infantil incompleta podrá hacer que el niño/a, no crezca lo suficiente, sus órganos no se desarrollen o sus aparatos y sistemas queden dañados para siempre.

El embarazo es la época vital no sólo para el feto, sino también para la madre. Carencias alimentarias en el embarazo trasladan al feto enfermedades y además en el parto puede peligrar la vida de la parturienta.

Y muchos problemas en la mujer, comienzan después del embarazo por no haber tenido una alimentación correcta. De ello nos damos cuenta tarde, muy tarde.

La necesidad de cuidar nuestra piel y cabellos, comenzó en el mundo moderno como un “capricho” de la mujer, pero hoy en día si no nos preocupamos de la parte del aparato respiratorio, que es nuestra piel y de nuestro pelo, tendremos multitud de enfermedades, porque la puerta de entrada que frena la mayoría de las infecciones es la piel. Por eso la Nutrición Dermocosmética ocupa un lugar destacado en NUTROPEDIA por necesario y por innovador.

El Ejercicio Físico y el Deporte, no sólo es una actividad esencial para mantener el balance energético en nuestro organismo, sino que supone la mejor forma de prevenir muchas enfermedades derivadas del sedentarismo actual, de las muchas horas que pasamos sentados en el trabajo, en el automóvil, viendo la Televisión, en los sitios de ocio o trabajando. Este cambio en la falta de ejercicio que se produjo a partir de la segunda guerra mundial (1950), está llevando a la población occidental a la aparición de la primera pandemia mundial de obesidad, sobrepeso y enfermedad mórbida.

Por último, otra etapa de nuestra vida que en el siglo XX representaba tan solo cinco o diez años después de nuestra jubilación, se ha convertido por el aumento de la edad de esperanza de vida tanto en el hombre como en la mujer, en que nos restan mas de 25 años en los que toda nuestra actividad cambia, nuestros hábitos y ocio son distintos y sobrevivimos más años, pero con enfermedades crónicas, el 90 % de las cuales están ligadas a problemas alimentarios. Es decir nuestra vida ya no es tan buena y una correcta alimentación puede solucionar que envejezcamos con mucha mejor calidad.