¿Los suplementos nutricionales matan?

 

suplementos alimentarios

Tal vez la pregunta del título te parezca algo exagerada, un tanto demasiado rotunda, pero está lejos de ser así ¿Los suplementos nutricionales pueden llegar a matar? Como casi todo en la vida, la virtud no está en los extremos. Claro que el consumo excesivo y el mal uso de los suplementos alimenticios puede tener consecuencias fatales.

Si atendemos a investigaciones como el Estudio de la Salud de la Mujer de Iowa, que vio la luz en la publicación Archives of Internal Medicine, parece que nuestra tesis no va mal encaminada.

En dicho estudio se observaron y analizaron los hábitos nutricionales en combinación con los suplementos nutricionales entre 40.000 mujeres de 55 a 69 años. Comparando los datos con la tasa de mortalidad, se llegó a la conclusión de que era más elevada entre las féminas que tomaban ácido fólico, multivitamínicos y vitamina B6 de forma suplementaria.

¿Quiere esto decir que los complementos alimenticios pueden llegar a matar?

Habría que matizar mucho la respuesta afirmando que su uso descontrolado puede desembocar en graves problemas de salud. Sin embargo, bajo prescripción médica y en su justa medida, no solo no elevan la tasa de mortalidad, sino que pueden llegar a ser tremendamente beneficiosos.

¿Qué son los suplementos nutricionales?

Los suplementos alimentarios son productos nutricionales que se ingieren de forma oral. Su finalidad es suplementar la dieta, no sustituirla. Se formulan a base de concentrados de nutrientes con vitaminas, minerales, extractos, aminoácidos, enzimas, etc.

Estos complementos alimenticios se comercializan en dosis diversas y se presentan tradicionalmente en variados formatos: pastillas, ampollas, sobres, cápsulas, etc.

Hoy en día también se les puede encontrar en barritas, zumos o líquidos bebibles.

El fin último de estos suplementos es y debería ser paliar alguna deficiencia nutricional del organismo. Teniendo claro esto, es difícil equivocarse con ellos.

Mal uso de los suplementos

Según esta noción de suplemento nutricional, no debiera haber nada negativo en su consumo. Sin embargo, en diversas circunstancias pueden llegar a ser perjudiciales:

1. La suplementación nutricional puede ser peligrosa si se consume sin prescripción del especialista. No es extraño que los médicos aconsejen a sus pacientes tomar complementos como el harpagofito, el triptófano o la melatonina para dormir . Pero si no es bajo supervisión profesional, es mejor no consumirlos porque no sabemos realmente qué efecto pueden causar en nuestro organismo si nos estamos medicando o tenemos algún problema de salud.

2. Los suplementos alimenticios tienen sus propios prospectos en los que se especifica sus beneficios, pero también sus posibles efectos secundarios. Así pues, hay que consumirlos según las recomendaciones, sin abusar de ellos.

3. Por ello, es fundamental conocer qué contraindicaciones tienen. Por ejemplo, si se consumen de forma simultánea a otra medicación para la que no son compatibles, pueden reducir la eficiencia de ésta e incluso, provocar serios problemas de salud como pasa por ejemplo con el uso de hipérico y algunos medicamentos.

Buen uso de los complementos alimenticios

Así pues, se aconseja tomar complementos alimenticios, pero siempre bajo estricta supervisión médica. De esta forma, serán muy positivos en ciertos casos:

– El ácido fólico y el hierro pueden ayudar a mejorar la salud de las embarazadas y la de los fetos.

– Se recomienda encarecidamente la adquisición de suplementos para evitar la falta de vitamina B12 a mayores de 50 años.

– El triptófano puede ser muy útil para personas con baja energía o tendentes a estados depresivos.

– La melatonina puede mejorar mucho la calidad de vida de las personas con problemas para dormir.

Y así podríamos seguir con otros muchos complementos alimenticios naturales que han dado buenas muestras de su eficacia. La clave, como suele suceder en todo, es el término medio y una sabia prescripción.

Principales finalidades y ámbitos de uso

Ahora bien, dentro del mundo de los complementos nutricionales, encontramos diversas opciones según el objetivo que persiga su consumo. Podemos destacar:

Suplementos para deportistas

Los suplementos para deportistas son aquellos destinados a mejorar la recuperación del organismo y a optimizar el rendimiento deportivo. Al efectuar esfuerzos de alta intensidad, el cuerpo tiene una mayor necesidad de energía y nutrientes. Estamos hablando de complementos como la creatina, la cafeína o las proteínas.

Suplementos para adelgazar

Por su parte, los suplementos para adelgazar y destinados a perder peso suelen buscar mejoras orgánicas como el tránsito intestinal adecuado o evitar la retención de líquidos. Los complementos adelgazantes se usan quema grasas y otros compuestos. Sobresalen la fibra, el CLA o la L-Carnitina.

Suplementos para engordar

Al igual que muchos buscan adelgazar, otros quieren engordar ¿Para qué? En general, para ganar masa muscular o un peso saludable. En este caso encontramos a personas que realizan actividades como el crossfit o el culturismo. Normalmente buscan tomar complementos como las vitaminas o las proteínas.

Suplementos para niños

Aquellos niños que muestran un desarrollo precario podrían necesitar de suplementación alimentaria. No es extraño que el propio médico la recete a los más pequeños; tal vez estén faltos de vitaminas, riboflavina o incluso calcio si sus huesos no son tan sólidos o fuertes como necesitan.

Suplementos para ancianos

Con la edad, el cuerpo humano va perdiendo parte de su capacidad. Así pues, las articulaciones pierden movilidad, la digestión se hace más pesada, aparece el sobrepeso, la hipertensión arterial, etc. Por eso el uso de la suplementación es muy útil si se consume bajo prescripción para las personas ancianas. En este sentido, son importantes los prebióticos, los antioxidantes, los extractos o los oligoelementos, entre otros.

Suplementos para enfermedades

Muchos suplementos pueden ser muy útiles para tratar ciertas enfermedades. También pueden ayudar a prevenirlas. Para ello es básico ponernos en buenas manos, debes pedir siempre el consejo de un profesional de la salud.

Suplementos minerales

Dado que los minerales alimentarios son vitales para el organismo, este los suplementos minerales pueden ser muy útiles para la salud. De hecho, algunos de ellos se encuentran en gran cantidad en los considerados como superalimentos por sus excelentes propiedades. Es el caso de la chía, el aloe vera, las bayas de goji o el cacao.

Consideraciones finales de la suplementación nutricional

Es evidente que los suplementos nutricionales pueden ser básicos para el buen funcionamiento orgánico pero siempre como complementos de la alimentación. Por si mismos no sirven. No se deben considerar como un alimento, sino como un complemento que ayude a mejorar una dieta sana y equilibrada.

Los suplementos alimenticios pueden ser muy útiles en ciertos momentos, como durante una enfermedad o para conseguir engordar o perder peso. Pero una vez alcanzado el objetivo, ya no es necesario continuar con la ingesta.

Debes tener siempre presente que has de hacer un uso racional de los suplementos nutricionales, siempre bajo prescripción de un especialista. En su justa medida,van a constituir grandes compañeros de viaje de tu bienestar, excelentes y saludables complementos para tu dieta.

¿Los suplementos nutricionales matan? Los suplementos son completamente inocentes de todos los cargos, que te ayuden a hacer tu vida mejor o que hipotequen tu salud está en tus manos.