Vinos de España: variedades, lugares y denominaciones

Vinos España variedades lugares denominaciones

VINOS DE ANDALUCÍA

Andalucía es una tierra rica en vinos. Málaga, Córdoba, Cádiz y Huelva cuentan con magníficos vinos ciertamente peculiares.

La naturalidad y frescura de los vinos blancos del Condado de Huelva contrasta con otros más poderosos y dulces como los vinos de Málaga. Los finos de Montilla-Moriles y Jerez, con la manzanilla de Sanlúcar representan los vinos con más personalidad de Andalucía y, posiblemente, de España.

Los ingleses descubrieron los vinos de Andalucía hace más de tres siglos, e hicieron de ellos parte de su tradición y su cultura. Muchos (ingleses, australianos, americanos, sudafriacanos, …) han intentado imitar el saber hacer de los vinateros andaluces de Jerez sin conseguirlo. Porque los vinos de Andalucía son distintos, en cada sorbo llevan el sabor de lo antiguo y de lo moderno, el sabor de dinastías enteras luchando porque no se pierda el buen hacer, y porque los vinos de Andalucía sigan luciendo, ante el mundo, la bandera de lo sagrado y el atrevimiento de nuevos vinos que gusten a todos con la esencia que sólo la tierra andaluza sabe darle al vino y a todo lo demás.

VINOS DE ARAGÓN

Aragón es una de las regiones españolas con más zonas vinícolas y más Denominaciones de Origen. Acogidos o no la las correspondientes Denominaciones, los vinos aragoneses son vinos de plena tradición y se adaptan, cada vez más a los paladares actuales.

Los vinos de Cariñena son conocidos desde tiempos inmemoriales. Estos vinos recios ya eran citados en “EL Quijote” de Miguel de Cervantes haciendo honor a sus magníficas propiedades.

Los vinos de Somontano son los vinos del Prepirineo Oscense. Sus bodegueros se han empeñado en demostrar que se trata de unos de los mejores vinos del país y lo han conseguido. Los cuarenta y tres municipios que integran esta zona vinícola cuentan con una tradición elaboradora que se remonta a los griegos y que ahora quieren contar al mundo. Hasta las botellas de muchos de los vinos de Somontano son más estilizadas. Más modernas.

Porque todo Aragón rezuma vino y es vendimia en otoño. Sus vinos se han ganado justa fama de bien hechos y se suman a la importante tradición de estas tierras del norte.

Los vinos de Aragón continúan en Calatayud. Zona frutícola por excelencia, ha sabido dejar un hueco a la elaboración de vinos jóvenes muy del gusto moderno. Bien es verdad que, hasta hace poco tiempo, el cosumo de estos vinos era de orden local y que sólo se exportaba a granel. Sin embargo, al pasar de los tiempos, los vinateros han sabido envasar sus mejores vinos y darlos a conocer a los amantes de la buena mesa.

VINOS DE ASTURIAS

Para que una bebida pueda ser denominada como vino, su elaboración debe ser a base de uva. Por este motivo, los cavas son vinos y la sidra no, ya que ésta se hace partiendo de la manzana.

En cualquier caso, no queríamos olvidarnos de ese oro líquido que se escancia en las tabernas de Oviedo y de toda Asturias.

Pero aunque el hermoso principado no elabore vinos reconocidos, participa del gusto de sus vecinos norteños, degustando en sus tabernas fabulosos Riojas, Ribera del Duero y vinos tintos y rosados de Navarra.

En Asturias hay cientos de pèqueñas bodegas dedicadas a la elaboración de vino de mesa que se encuentran acogidas a ninguna Denominación de Origen. Se trata de pequeños bodegueros artesanos que dedican todo su afán en elaborar vinos de mesa capaces de satisfacer el día a día de los hogares asturianos pero sin mayores pretensiones enológicas.

Porque la inmensa mayoría de las bodegas no se encuentran bajo el amparo de ningún consejo regulador. Esto es por varios motivos, como por ejemplo el hecho de limitar su producción a ciertas variedades de uva y una cantidad determinada de hectolitros anuales de vino.

Este vino Asturiano, reguladado actualmente por normativa europea y amparado por una figura de calidad hasta ahora Indicación Geografica “Vino de la Tierra de Cangas”, actualmente “Vino de Calidad de Cangas” y tras la entrada en vigor a lo largo de 2010 de la nueva normativa europea, este vino producido y elaborado en Asturias pasará a tener la denominación de origen.

El viñedo acogido a la denominación Vino de la Tierra de Cangas, se localiza en el suroeste de Asturias y, comprende los concejos de Cangas del Narcea, Allande, Grandas de Salime, Illano, Pesoz e Ibias. En el cuidado de estos vinos intervienen numeros procesos de calidad, muy exigentes con el buen hacer de los bodegueros. Todo ello esta consiguiendo que, cada año, la calidad se eleva por encima de las expectativas de los amantes del vino de verdad, como los vinos asturianos que se adaptan a los gustos actuales sin olvidar su historia.

VINOS DE BALEARES

Las Islas Baleares poseen una buena cantidad de vinos de calidad. Tanto los vinos con Denominación de Origen como los Vinos de la Tierra muestran toda la tradición de las islas y, cada vez más, gozan del reconocimiento de enólogos de todo el mundo.

D.O. Binissalem-Mallorca, D.O.Vinos de Pla y Levant, Vinos de la Tierra Islas Baleares, Vinos de la Tierra de Ibiza y Formentera y Vinos de la Tierra Sierra de Tramontana son algunos de los nombres de los vinos de esta tierra con verdadera vocación a la hora de elaborar alimentos y vinos.

Uno de los secretos de los vinos baleares radica en el empleo de uvas autóctonas perfectamente adaptadas al clima mediterráneo, en ocasiones riguroso, de la islas. En concreto la uva “manto negro” proporciona un excelente rendimiento y con ella se pueden elaborar vinos muy finos.

En la actualidad, como sucede en el resto de España, se están introduciendo nuevas cepas capaces de aportar nuevos aromas a los vinos actuales.

Los vinos baleares son vinos de familia. Se trata de bodegas familiares tradicionales en las que se elaboran vinos, las más de las veces destinados al consumo local. No obstante, las instalaciones se han modernizado y cuentan con la tecnología más puntera en este sentido.

VINOS DE CANARIAS

Los productores canarios de vinos están haciendo un gran esfuerzo de modernización en sus vinos. La tradición vinícola canaria tuvo su auge cuando las islas eran paso obligado para los buques que transitaban hacia el nuevo mundo. Así, las bodegas de los barcos se cargaban con vinos muy valorados en América y en toda europa.

Las Denominaciones de Origen Tacoronte-Acentejo, Ycoden-Daute-Isora y cientos de pequeños viticultores no acogidos a ninguna Denominación se esfuerzan por ofrecer vinos blancos y tintos, y por difundir sus excelencias por todos los mercados.

También los vinos blancos de Abona, los del Valle de Güimar, los del Valle de la Orotava o los de La Palma o El hierro se apuntan al auge de los vinos de las Islas Canarias.

En la actualidad, los vinateros canarios se han adaptado a los tiempos, incorporando toda la tecnología necesaria para elaborar buenos caldos al gusto de ahora. Todo ello ha supuesto un esfuerzo importante a todos los niveles.

El vino de Las Canarias es un vino lleno de tradición que no debemos olvidar por más que se elabore en medio del Océano Atlántico.
Desde que los galeones partían cargados de vino de Canarias hasta nuestros días, los bodegueros canarios no han hecho otra cosa que mejorar los sistemas productivos. Las variedades de uva se cultivan sobre la misma tierra volcánica (lo que le concede cualidades únicas), pero las bodegas saben vinificar mucho mejor que antaño.

Además de los mencionados vinos con Denominación de Origen se encuentran en las islas los afamados vinos de la tierra de La Gomera, que tan bién apuntan a los pescados y mariscos de estas tierras atlánticas tan españolas.

VINOS DE CASTILLA LA MANCHA

Los vinos de Castilla y La Mancha son unos de los más demandados en España, a juzgar por las cifras de producción.

Esta zona vinícola cuenta con su propia Denominación de Origen y con innumerables bodegas de vinos de la tierra y de mesa que combinan la tradición vinícola y la modernidad de las técnicas capaces de conseguir vinos del gusto actual.

La variedad de vinos tintos de Castilla y La Mancha es amplia y su gama extensa, que va desde los vinos jóvenes hasta los gandes reservas.

El vino y el queso son los gigantes de las anchas tierras castellanas Los potentes quesos manchegos maridan muy bien con los crianzas manchegos. Esta comunión es posible gracias a que, durante siglos, los manchegos han sabido guardar la tradición vinícola y quesera a la que ahora se suman importante adeleantos técnicos.

Los vinos de Castilla-La Mancha con D.O. conviven en la actualidad con los vinos de la tierra de Gálvez, la Sierra de Alcaraz, Pozohondo y la propia Castilla. Estos vinos de la tierra han demostrado estar a la altura de las circunstancias y encontrarse en su mejor momento.

VINOS DE CASTILLA LEÓN

Los castellano-leoneses elaboran sus vinos desde tiempos de los romanos. Sin embargo, actualmente se han producido cambios tendentes a la modernización de bodegas y cultivos que han elevado la calidad de estos vinos tradicionales.
Sin perder la tradición, En Castilla y León se elaboran vinos modernos, muy del gusto actual.

Esta comunidad española cuenta con una de las extensiones de tierra destinadas al cultivo de la vid. Es además una de las comunidades más completas en cuanto a elaboración de los más diversos tipos de vino.

Los alegres y frescos vinos de Rueda, frutales, vivarachos y refrescantes se elaboran con toda la tradición de los mejores vinos de aguja de este país. Porque Rueda se ha convertido en sinónimo de vino blanco de aguja.

Potentes y auténticos son los tintos de Toro. Bien es verdad que han ganado en finura en los últimos tiempos pero sin perder todo el gusto de lo auténtico. Guisos contundentes maridan a la prfección con estos vinos de Valladolid y Zamora.

Los vinos de La Ribera del Duero han demostrado estar a la atura de los mejores vinos de España. Desde que los bodegueros de esta zona de Valladolid se empeñaron en sacar partido a la variedad de uva “tempranillo” y modernizaron los procesos de elaboración del vino, estos caldos han ganado en todos los aspectos. La suavidad de su sabor y aroma, la buena estructura interna y su consistencia convierten a estos vinos en unos de los mejores del mundo.

León ama sus vinos, vinos que llegan del Bierzo y se consumen en el inmenso barrio húmedo de la capital. Cecina de vaca y chivo sirven para apaciguar los bríos de estos vinos tradicionales de tierra profunda. Los vinos del Bierzo continuan escalando puestos camino del podium donde reposan los vinos buenos de España.

La paleta cromática de los vinos de Castilla-León se completa con los fabulosos vinos de Cigales. Posiblemente los vinos rosados más conocidos y valorados de España sean los de Cigales. Esta fama es merecida y la consiguen los bodegueros que consiguen vinos muy frutales, frescos y naturales llenos de burbujas.

Pero, además de los vinos con D.O., esta comunidad cuenta con vinos de la tierra de excelente calidad. Los vinos de la tierra de Castilla-León no se encuentran auspiciados por ningún consejo regulador, lo que no significa que no resulten vinos de calidad. Muy al contrario, podemos encontrar estupendos vinos de la tierra de Castilla-La Mancha.

VINOS DE CATALUÑA

Cataluña es la tierra de España con más Denominaciones de Origen de vinos. Su característica orografía que va desde las llanuras de sur al paisaje alpino o a la cálida costa, le concede posibilidades inmejorables para elaborar caldos muy bien afinados, muy actuales.

Cataluña es mucho más que cava o vino del Penedés. Los pequeños viticultores (las más de las veces sin acogerse a Denominación alguna) son los protagonistas de una prodcción de vinos importante que todo amante del vino debe conocer.

De los potentes vinos del Priorato tarragonense a los más novedosos del Ampurdán-Costa Brava o Alella hay toda una gama de vinos tintos, blancos, rosados y cavas capaces de satisfacer los gustos más exigentes.

Uno de los factores que propician la profusión de Denominaciones de origen en Cataluña radica en la cantidad de microclimas de esta comunidad. Desde él frío seco de Manresa a las cálidas costas meditarráneas de Tarragona, mesetas, paisaje alpino y extensas llanuras se combinan por toda Cataluña. Esto da lugar a multitud de variedades que se adaptan a cada uno de los climas y suelos de la región.

La proximidad con tierras francesas ha permitido a los D.O. vinos de Cataluña contagiarse de las técnicas más novedosas. Dichas técnicas han mejorado los vinos de Cataluña y de España. La incorporación de variedades francesas de una como la cabernet sauvignon ha ampliado el campo de sabores y aromas de los vinos de Cataluña.

VINOS DE EXTREMADURA

Los vinos extremeños han alcanzado unos niveles de calidad que ya se aprecian en toda España y algunos países de Europa. Desde los robustos vinos de pitarra, que todavía conviven con los vinos modernos de Exremadura, hasta los vinos de la Ribera del Guadiana (D.O.) o los magníficos vinos de la tierra de Extremadura, los vinos extremeños ofrecen una gran varidad de tintos de altura.

Los vinos de la tierra de Extremadura representan una avanzadilla importante en la difusión y comercialización de los vinos de esta recia tierra. Sus notas de cata son excelentes, por más que no se encuentren acogidos a D.O. alguna.

En toda Extremadura se elaboran estupendos vinos de pitarra. Estos vinos antiguos casi sin elaborar que llaman la atención por su naturalidad y su frescura. Pero hay que ser muy rigurosos con los vinos de pitarra exremeños porque no todas las bodegas están a la altura de la circunstancias. Lo mejor es dejarnos acompañar por gentes del lugar si queremos realizar una elección acertada.

Pero el milagro extremeño, esta vez, ha sido la difusión de sus vinos. De no estar presentes en el mercado nacional a colocar un buen número de marcas tan sólo han transcurrido unos años.

Porque Extremadura es tierra de jamón queso y vino del mejor. Una tostada con torta del Casar de Cáceres, una lasca de jamón ibérico de Fregenal, Azuaga, Monesterio, … y un vino joven o de crianza de Extremadura nos elevan hasta el cielo por cuatro duros.

Porque Extremadura es la gran desconocida de España, pero quienes de verdad aman las cosas buenas acaban recorriendo las enormes dehesas extremeñas en busca de lo más auténtico al mejor precio.

Los bodegueros extremeños, cansados de vender vino a granel, dieron el salto hacia los vinos de ahora. Los cosecheros de “Tierra de barros”, con Almendralejo a la cabeza, comenzaron a vinificar al uso actual. Los resultados no se hicieron esperar. Los vinos de Extremadura actuales, perfectamente etiquetados, se sirven en las mejores mesas del país sin el menor complejo.

En la Extremadura del S. XXI siguen elaborando ancestrales vinos de pitarra. Por fortuna, los vinos de pitarra extremeños (como los de Avila) cada vez resultan menos ácidos y encabezados. Estos vinos resultan muy del gusto de los amantes del vino natural, del vino ecológico debido a los naturales procesos de elaboración en los que se ven inmerso

VINOS DE GALICIA

Galicia es una tierra mágica y es posible que los vinos contribuyan a esa magia a medias entre su mar, repleto de buen marisco, y su tierra, llena de buenos vinos, carnes de primera y quesos inconfundibles.

Entendérnoslas con un centollo en la Plaza de Maria Pita en La Coruña, o con unos berberechos recién cocidos en San Xenxo es una experiencia única.
Pero si a estos manjares le añadimos un albariño o un ribeiro el placer es completo.

Porque el albariño sabe a tierra de dentro, a hierba húmeda y el ribeiro es la esencia de latradición gallega.

Refrescarse con vinos de Galicia en tierra extraña es volver a la tierra madre, es dejar la “morriña a un lado. Para los que no somos de tierras gallegas es acercarnos al fin de la tierra, al mar que huele a mar y a su gente enorme.
Los vinos gallegos han pasado de ser vinos de consumo localizado a ser vinos muy reputados y reconocidos. En la actualidad podemos encontrar vinos de Galicia en la práctica totalidad de las tiendas de España.

Son vinos con fuerte personalidad, con carácter, diferentes a los vinos que se elaboran en el resto de España.
No es de extrañar que la mayoría de los vinos de Galicia sean blancos, incluidos los que se acogen a la reciete Denominación de Origen Monterrei. La gran variedad de pescados y mariscos que no ofrece esta tierra, maridan deliciosamente con los vinos gallegos.

Hueco escaso tienen todavía los vinos de la Ribeira Sacra. Se trata de vinos artesanos muy bien elaborados, con una personalidad distinta al resto de vinos gallegos. Tampoco son muy conocidos los excelentes blancos de Valdeorras,de profundo sabor y tradición

Galicia es una tierra de tradiciones, y el vino es tradición. Sin embargo, los bodegueros gallegos han hecho un esfuerzo de modernización de procesos que están redundando claramente en los sabores y aromas de sus vinos. También las botellas han notado el cambio. De aquellas robustas botellas de vino con burdas etiquetas se ha pasado a botellas de vino más estilizadas, más del gusto actual.

No todos los vinos gallegos tienen Denominación de Origen. Los vinos de la tierra de Barbanza e Iria, de Betanzos o del Valle del Miño-Ourense presentan una muy buena estructura y son buenos de tomar. Su precio les hace convertirse en vinos de todos los días.

VINOS DE LA RIOJA

No vamos a descubrir aquí unos vinos que son del dominio público, como de la familia. Tampoco pretendemos alabar unos vinos que cuentan con adeptos en medio mundo. Sólo pretendemos exponer las grandezas del trabajo de siglos de una región española que ha sido el exponente del buen hacer vinícola de siempre. Una tierra que sabe combinar lo mejor de la tradición con la modernidad suficiente, como para que sus vinos acaben en las barras de los restaurantes más exigentes del mundo.

Aunque los orígenes de los vinos de La Rioja se pierden en la noche de los tiempos, parece ser que fue con la llegada de los monjes de Císter (Francia) se comienzan a elaborar vinos más estilizados con procesos que se importaron de Francia.

Con el discurrir del tiempo, los vinos de Logroño y La Rioja (en toda su extensión) fueron alcanzando tal fama que hasta los franceses los importaron.

Con la terrible epidemia de filoxera que sufrió Francia, el vino de La Rioja se convirtió en sustituto del vino francés en las mejores mesas. Eso si, los franceses los compraban a granel y los reprocesaban hasta alcanzar un gusto afrancesado.
En la actualidad, gracias a la fermentación a temperatura controlada en tinas de acero inoxidable, el vino se afina más y se consiguen caldos más homogéneos.

Las variedades tempranillo y garnacha han contribuido a hacer del vino de La Rioja uno de los más prestigiosos del mundo. En la actualidad se han aclimatado variedades francesas como la cabernet sauvignon que se emplean para mezclarlas con las variedades autónctonas durante la vinificación.

Curiosamente, los vinos de La Rioja con D.O. conviven con otros si esta regulación. Se trata de los vinos de la tierra de los Valles de Sadacia. El hecho de no encontrarse acogidos a la Denominación de Origen de los vinos de La Rioja no quiere decir que no sean vinos de buena cata. Muy al contrario, se pueden adquirir estupendos vinos de la tierra de esta u otras regiones vinícolas españolas.

Un buen crianza riojano en la Calle del Laurel de Logroño merece la pena, merece una vida.

Pero los vinos de Rioja no se circunscriben a la comunidad riojana. La Rioja alavesa contribuye a la producción de vinos con unos caldos de similar calidad a la que aportan los vinos riojanos. La proximidad con el País Vasco hace que varias comarcas de esta comunidad se en cuentren adscritas a la misma Denominación de Origen.

VINOS DE MURCIA

Murcia es pulpo, Jumilla, Plaza de las flores, campo y mar. Los vinos murcianos son tan buenos que hasta dan queso. El queso al vino de Murcia es uno de los exponente de los quesos tradicionales.

Los vinos murcianos son recios, de verdad, vinos de los de toda la vida. Esa tierra de nadie entre Valencia y Andalucía nos da lo mejor de las dos regiones por cuatro duros.
Murcia se reinventa en sus vinos y sus verduras.

Los vinos de Murcia de Jumilla y Yecla han experimentado cambios muy positivos. De una cierta robustez han pasado a ser vinos del gusto actual, mucho más suaves.

También los vinos de Bullas se suman a esta interesante propuesta enológica.

Gracias a la variedad monastrell consiguen vinos de fantástica cataura en Jumilla y todos los pueblos que se acogen a esta Denominación de Origen.

También los vinos de Yecla se elaboran con la variedad monastrell. Crianzas, reservas y grandes reservas envejecen en las tierras del norte de Murcia, consiguiendo mejores vinos cada año.

Pero en Murcia se elaboran también muy buenos vinos de autor y vinos de mesa de bodegas muy reputadas que se consumen en todo el país.
Porque no todos los vinos de Murcia se encuentran acogidos a Denominación de Origen alguna. Los vinos de la tierra del Campo de Cartagena, de Abanilla y del Valle de Sadacia son buenos vinos sin la etiqueta del consejor regulador corresondiente.

Murcia goza de un clima excepcional para el cultivo de la vid. Unos veranos largos y tórridos dan lugar a inviernos escasos y de temperaturas suaves. También la tierra murciana permite buenos rendimientos en la uva monastrell y otras variedades.

Conocer los vinos de España es acercarse a los vinos de Murcia para degustar los mejores caldos de nuestra tierra.

VINOS DE NAVARRA

la Calle de la Estafeta es famosa por Los Sanfermines durante unos cuantos días al año. Pero la estafeta se pone “hasta la bandera” todos los fines de semana cuando los vinos se ponen sobre las barras de los muchos bares que la flaquean.

Unos chiquitos en plena Estafeta no tienen precio. Yo me los pido siempre con chistorra y me acodo en la barra abrumado por gentes de todas las edades que frecuentan la cuesta cuando llega el medio día o la noche.

Los vinos de Navarra se elaboran en diferentes comarcas:

La Baja Montaña, donde se desarrollan cepas de garnacha sobre caliza y de grava.
Valdizarbe, que produce vinos más corpulentos y de amplia graduación cuyo origen se encuentra en cepas que maduran sobre suelos de naturaleza cretácea.
Tierra Estrella, donde se cultivan excepcionales vinos blancos procedentes de una chardonay y vinos tintos de tempranillo, cabernet sauvignon y merlot.
La Ribera Alta, donde las tierras arcillosas permiten el cultivo de cepas que darán lugar a vinos tintos de intenso aroma.
La Ribera Baja, que produce garnachas muy intensas a una mayor temperatura y una menor humedad. Todo ello da lugar, finalmente, a excelentes vinos tintos.

En la actualidad, los vinos de Navarra gozan de un reputación merecida y resultan muy atractivos por su buena relación calidad precio. Sin acogerse a ninguna Denominación de Origen, en Navarra abundan los cosecheros que ofrecen estupendos vinos de autor y vinos de mesa muy bien elaborados

VINOS DEL PAIS VASCO

El País Vasco huele a chacolí. El chacolí es un vino fresco que, bien tirado, sabe a hierba, a limones y a tradición. Resulta un vino atrevido de gran aceptación en España y el mundo, es un vino nuevo de saber hacer antiguo.

El chacolí de Guetaria, el de Alava o el de Vizcaya es un vino refrescante, joven y ligeramente espumoso. El vocablo vasco txacolí significa “vino del caserío”. Los vinos vascos, por tanto, tienen un profundo arraigo a la tierra y a la tradición.

Las variedades de uva autóctonas hacen el resto. Se trata de las variedades hondarribi beltza, hondarribi zuri, gross manseng, petit manseng, y petit Corbu. Con ellas se consiguen magníficos blancos y tintos jóvenes de una calidad excepcional.

Alava linda al sur con La Rioja, y algunos de sus municipios se acogen a esta prestigiosa Denominación de Origen.

Si bien sus vecinos navarros y riojanos disponen de una amplia paleta de vinos de crianza, reserva o gran reserva, los vascos se consagran al chacolí con devoción. No obstante, un buen puñado de bodegueros vascos no acogidos a ninguna denominación de origen, elaboran estupendos vinos de autor y vinos de mesa dignos del amparo de cualquier consejo regulador.

VINOS DE VALENCIA

Decir Valencia es decir pescado, paella y arroz. Pero Valencia es mucho más que eso… Valencia es tradición, es costumbre y es vino. Porque los vinos valencianos han ido ganando terreno a los altivos vinos del centro y norte de España.

La comunidad de Valencia cuenta con excelentes vinos tintos, blancos y, por supuesto, mistelas generosos que son capaces de alegrar aperitivos, comidas y postres.

Los vinos alicantinos están demostrando ser vinos actuales, dignos de los amantes del vino nuevo, mediterráneo, de perfecto maridaje con el marisco y los arroces de la costera valenciana.

Todo ello sin contar con los alicantinos vinos de fondillón, conocidos en medio mundo durante mucho tiempo. Unos vinos que, en la actualidad se limitan a una exigua producción para la feligresía valenciana y poco más. En cualquier caso, un lujo contar con un fósil como este vino dulce de alicante, a base de Monastrel que tan buen maridaje consigue con hojaldres, chololates, frutos secos y dulces tradicionales.

Los vinos con Denominación de Origen de Valencia conviven con los vinos de la tierra de “Castellón” y “El Terrerazo”. Vinos tradicionales que presentan buena estructura y se pueden tener como vinos de cabecera.

Las tierras pobres, semiáridas de buena parte de la comunidad valenciana resultan ideales para el cultivo de variedades españolas y foráneas. Variedades capaces de producir vinos con personalidad, tanto si se acogen a la Denominación de Origen Vinos de Valencia como si no.